El niño y el pájaro ~ un cuento

«Pero Mamá, por favor, ¿por qué no puedo comer más chocolate?»

La madre del niño pequeño suspiró profundamente. Hacía mucho calor ese día. La electricidad no funcionaba, y le dolía la pierna a la madre otra vez. Sus manos estaban limpiando tazas en el fregadero mientras su hijo estaba agarrando su falda.

«Sabes que el chocolate es caro. Sólo es un gusto especial—»

«No, mamá. ¡Me miente, me miente!» Agarró su brazo con fuerza, y la madre le cayó una taza de vidrio que le rompió en el suelo.

«¡Ay, por Dios!» gritó la madre. El niño saltó atrás. «¿Tú ves lo que pasa cuando luchas conmigo?»

El niño corrió a su cuarto y cerró la puerta. Se metió en la cama y le dio golpes con sus puños. Paró, y esperó por pocos minutos en silencio, escuchando para los pasos de su madre por la puerta. Aunque sólo lo que oyó era el llanto suave. Con enojo, agarró un libro de su silla y lo tiró al suelo con fuerza.

«¡Ay!» gritó una voz alta. Él saltó de sorpresa y miró a su alrededor, pero no vio a nadie. De repente el libro se movió sobre el suelo y se paró por sus pies. Debajo del libro apareció un pájaro muy pequeño y negro, se vestía un sombrero de pirata y una lanza del tamaño de un diente de tenedor a su lado.

«¡Ay!» gritó el niño.

«Ya dije eso, señor,» dijo el pájaro.

«¿Cómo estás hablando? ¡Eres un pájaro! ¿Y cómo entraste en mi cuarto?»

«¡Misterios, todos son misterios! Ni siquiera entiendo todo.» El pájaro habló como un personaje de los libros. «Pero aquí estoy, y estoy hablándole. ¿Por qué está llorando?»

El niño tocó su propia cara y encontró que estaba mojada. Había estado llorando. Dijo, «Mi mamá nunca me da lo que quiero. Postres, juguetes, incluso el amor.»

«Soy el hombre para usted, porque robo… o sea, reparo, todo. ¿Cómo podría ayudarle?»

«Ella no me deja comer el chocolate especial, y—»

«¡El chocolate!» Sus ojos brillaron brevemente. «¿Dijo chocolate? ¡Ay, una cosa tan fabuloso como el chocolate nunca ha existido! Voy a conseguir el chocolate. ¡Sígueme a la batalla!»

Con eso, voló a la puerta llevando su lanza. Confundido del cambio en el pájaro, el niño corrió atrás, gritando, «¡No, pájaro, no! ¡Regresa!»

El pájaro voló a la cocina donde la madre estaba limpiando los únicos platos que la familia tenía. Voló alrededor de su cabeza — «¡El chocolate!» — y la madre chilló. Todos los platos se cayeron al piso y se rompieron en trozos. El pájaro continuaba apuñalando con la lanza las paredes, la comida que no se había comido, y la ropa que llevaban los dos. Con prisa, el niño agarró una olla y lo agitó en el aire hasta había pegado al pájaro, que voló afuera por la ventana. La madre corrió a la ventana y la cerró.

Los dos se quedaron en silencio por unos momentos. La madre miró a su hijo y dijo: «Ven a mí, y voy a reparar tu ropa.»

«Está bien,» dijo el niño. «Primero, voy a…voy a ayudarle aquí.» Se arrodilló al suelo con una toalla y empezó a recoger las piezas de las platas.

La madre, sorprendida, se quedó en su lugar mirando a su hijo. Entonces, ella consiguó una toalla también y ellos les reunieron allí.

One thought on “El niño y el pájaro ~ un cuento

Any thoughts?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s